BRASIL. – Dos años antes de su elección como jefe de Estado, Jair Bolsonaro, apostó por formalizar su vínculo con los evangélicos al bautizarse en las aguas del río Jordán. Muchos consideran que fue un buen movimiento por parte del presidente debido a que esta iglesia es cada vez más poderosa en el país. Reportaje de nuestros colegas de France 2, Maryse Burgot y Chloé Cormery.

En Brasil, una nación que tiene más de 200 millones de habitantes, al menos una cuarta parte de la población es evangélica. Ese acercamiento a la Iglesia evangélica y su posición ultraconservadora presagia que algunas leyes no se flexibilizarán, como en el caso del aborto, el cual está prohibido en el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Mejora estado de salud de Vico C, asegura su esposa

Los médicos mantuvieron a Vico C en una coma inducida por aproximadamente 24 horas. …