SIRIA. – Tres años atrás, la iglesia en Siria estaba casi muerta, extinguida. La cruenta guerra civil y la invasión terrorista del Estado Islámico puso en peligro la existencia misma del cristianismo. Pero los socios de la Misión Puertas Abiertas en este país de 20 millones de personas dicen que la historia ha cambiado y sigue transformándose.

De acuerdo con los misioneros locales, “Dios está levantando la iglesia en Siria, en respuesta a las oraciones y súplicas de sus personas en todo el mundo – y demostrando su compasión y el poder de revivir y restaurar”.

Durante la guerra, las iglesias crecieron y muchos musulmanes se entregaron a Cristo aquí en este país de Oriente Medio, un importante reducto del Estado Islámico. Para ayudar a los cristianos, especialmente los nuevos creyentes, a profundizar su fe, la Misión Puertas abiertas (EEUU) organiza regularmente retiros para las iglesias sirias.

Un retiro reciente en las montañas libanesas incluyó una oportunidad de bautismo en una piscina, donde unos 16 hombres y mujeres ofrecieron una imagen poderosa de la transformación y determinación necesaria para seguir a Jesús en el 11º país más peligroso para ser un cristiano.

“¡Gloria a Jesús!”, grita una de las mujeres, levantando los brazos hacia lo alto. El agua escurría de las mangas de su vestido blanco, mientras ella caminaba por el agua de la piscina.

Decenas de personas se reunieron alrededor de la piscina, batiendo palmas y gritando de alegría junto a la mujer. Ella es la primera nueva convertida bautizada en una soleada mañana de domingo en el Líbano; 15 otras personas están en la fila detrás de ella, esperando para ser inmersas.

Los dieciséis bautismos se produjeron en una mañana en el Oriente Medio es un momento muy especial para esta joven iglesia siria de miembros que vienen de la religión drusa de Oriente Medio (una minoría religiosa en Oriente Medio, que combina creencias del judaísmo, cristianismo e islamismo).

“Es claro que Dios trabaja en todas partes y entre todas las personas, pero veo el inicio de un avivamiento entre los drusos y los kurdos en Siria”, dice David *, que es pastor de la iglesia donde se produjeron los bautismos.

El avivamiento en Siria no es diferente del avivamiento en cualquier otro lugar del mundo. Significa nuevos convertidos, nuevas iglesias, nuevos liderazgos y el bautismo de nuevos creyentes.

“En mi ciudad, ahora tenemos cuatro iglesias de sobre todo nuevos creyentes”, dice el pastor David. Su congregación de 60 miembros es la iglesia más pequeña de las cuatro. Además, en otros lugares de Siria, ex drusos y ex musulmanes se están volviendo a Cristo en números significativos.

Una decisión de alto precio en Siria

Uno tras otro, los hombres y mujeres bajaron las escaleras de la piscina para ser bautizados. El pastor pronto oró y luego los bautizó, gentilmente sumergiéndolos bajo el agua. Cada nuevo convertido volvía de ese buceo lleno de significado al sonido de aplausos y recibían un cálido abrazo al salir de la piscina.

Con todos los 16 bautismos terminados, el grupo irrumpe en adoración:

“Decidí seguir a Jesús / decidí seguir a Jesús / decidí seguir a Jesús / No volveré atrás, no volver atrás”, canta la iglesia, entonando el conocido himno cristiano.

La música es familiar para los cristianos de todo el mundo. Pero en Siria, las palabras adquieren un nuevo significado. En este país de Oriente Medio, su decisión de seguir a Jesús viene con grandes costos. Si o cuando su conversión es descubierta, estos nuevos creyentes pueden perder sus familias, amigos, empleos e incluso sus propias vidas.

Los creyentes en Siria saben que convertirse en cristiano significa dejar atrás su antigua vida, su viejo mundo y su antigua religión. Y delante de ellos está una cruz – un símbolo de persecución.

* Nombres modificados y ubicaciones no especificadas por razones de seguridad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Mejora estado de salud de Vico C, asegura su esposa

Los médicos mantuvieron a Vico C en una coma inducida por aproximadamente 24 horas. …